Imagen de Valentina Cruz
Escrito por: Valentina Cruz
Nutricionista Chile Vive Sano

Temática

Publicado el

10 de Septiembre de 2015

Vota aquí

3
Promedio: 3 (1 vote)
Foto: Bajo licencia Creative Commons / www.elnuevodespertar.wordpress.com
Foto: Bajo licencia Creative Commons / www.elnuevodespertar.wordpress.com

Otto Heinrich Warburg obtuvo el Premio Nobel de Medicina y Fisiología en el año 1931 por su obra “El metabolismo de los tumores“, en la cual plantea que el cáncer es consecuencia de una alimentación y un estilo de vida antifisiológico (mala nutrición y sedentarismo).

Warburg descubrió un proceso de fermentación celular que ocurre cuando éstas entran en procesos anaeróbicos (de falta de oxígeno). La falta de oxígeno en los tejidos es el preámbulo del desarrollo del cáncer, dado que un entorno sin oxígeno se vuelve ácido, y es en este ambiente de acidez donde surgen las células cancerosas.

En resumen, los tejidos sin presencia de oxígenos son cancerosos y ácidos, mientras que los tejidos con presencia de oxígeno son sanos y alcalinos.

Cuando nos alimentamos, una vez terminado el proceso de digestión, los alimentos generan una condición de acidez o alcalinidad en el organismo, relacionado con su calidad nutricional según su contenido de proteínas, hidratos de carbono, grasas, minerales y vitaminas.

El problema es que la dieta actual está basada en alimentos acidificantes, los cuales crean en nuestro organismo un entorno ácido. Por eso, es importante saber diferenciar entre alimentos alcalinizantes y acidificantes, a través de una escala llamada PH, cuyos valores se encuentran en un rango de 0 a 14, siendo el PH 7 un PH neutro. 

Los alimentos alcalinizantes son las verduras crudas, frutas, semillas, frutos secos, cereales integrales, la miel, el agua y, por supuesto, el ejercicio. En contraposición, los alimentos que acidifican el organismo son el azúcar refinado, la comida chatarra en general, carnes, leche de vaca, sal refinada, harina refinada, margarinas, bebidas, cafeína, alcohol, tabaco y… el estrés.

En nuestro cuerpo, la sangre se encuentra continuamente autorregulándose para no caer en esta acidez metabólica y mantener así el buen funcionamiento celular. Por lo tanto, hoy debemos  preocuparnos de que el organismo obtenga más cantidad de alimentos alcalinizantes para neutralizar la acidez de la sangre, puesto que el exceso de acidificación en el organismo es la causa de todas las enfermedades degenerativas.

Por eso la importancia de llevar una alimentación saludable y, en esta caso, alcalina. Porque, como afirmó el filósofo Hipócrates, hagamos "Que tu alimento sea tu medicina, y que tu medicina sea tu alimento".

 

*Fuente tabla: www.ladietalcalina.net

Imágenes

Fuente tabla: www.ladietalcalina.net